TIPOS DE HEPATITIS VIRAL




HEPATITIS Ahepatitisa.jpg

El virus de la hepatitis A, un RNA virus pequeño, produce enfermedad hepática mediante la muerte directa de los hepatocitos y mediante la respuesta inmunitaria del hospedero a los hepatocitos infectados. El padecimiento se esparce por vía digestiva (manos, alimentos y bebidas contaminadas), o por vía fecal-oral. Los individuos que tienen hepatitis A pueden contagiar a otra persona, hasta dos semanas antes de que se manifiesten los síntomas. Sus manifestaciones más comunes son fiebre, nauseas, ictericia, fatiga y diarrea.
Si bien la mayor parte de los casos son leves, en ocasiones la hepatitis A puede causar insuficiencia hepática drástica y necrosis hepatocelular masiva que resultan en la muerte. Cualquiera que sea la severidad, los pacientes que se recuperan lo hace por completo; no demuestran evidencia de enfermedad hepática residual y tienen anticuerpos que los preservan de la re infección.


HEPATITIS Bsi1254.jpg


La hepatitis B es causada por un virus de DNA que logra replicarse gracias a su DNA polimerasa con actividad adicional como transcriptasa inversa. Es transmitido por contacto sexual, por vía placentaria (de la madre al feto), también por el contacto con sangre contaminada con el virus, jeringas y agujas no estériles, navajas de afeitar o rasurar, cepillos de dientes, y material odontológico o quirúrgico no estéril. El virus lo podemos encontrar en casi todos los fluidos corporales de las personas infectadas: la saliva, semen, leche, líquido sinovial, lágrimas, etc. Todos estos virus pueden ser infecciosos pero con menos eficacia que el con el suero sanguíneo. El virus más que matar las células que infecta, más bien desencadena una respuesta inmunológica frente a los antígenos que se encuentran en la superficie del hepatocito, produciendo la enfermedad hepática. Si bien la mayor parte de los casos de infección de hepatitis B permanece asintomática o produce solo una enfermedad leve antes de la eliminación del virus, una respuesta inmunitaria excesiva puede dar lugar a insuficiencia hepática drástica. Incluso en número menor de pacientes, típicamente aquellos con enfermedad aguda leve, la respuesta inmunitaria es inadecuada para depurar el virus por completo, y se desarrolla la hepatitis crónica.



17217.jpg

HEPATITIS C

El virus de la hepatitis C fue identificado en la década de 1980. Es conocido una vez como virus de la hepatitis no A-no B, Sus vías de transmisión son iguales a las de la hepatitis B, y hasta que no descubrieron el virus en la sangre su principal vía de contagio era por medio de transfusiones sanguíneas. Algunos casos de hepatitis C se resuelven espontáneamente, pero el 80-85% de los casos progresan a una hepatitis crónica, que en muchos casos no cursa con síntomas por lo que la infección pasa inadvertida y sólo es detectada en un análisis de rutina.




hdv.jpg

HEPATITIS D

El virus de la hepatitis D, conocido también como el agente delta, consiste en un RNA virus defectuoso que necesita las funciones colaboradoras del VHB para producir la infección. Por tanto, las personas infectadas crónicamente con el VHB están en mayor riesgo de infección por el VHD, en tanto que las personas vacunadas contra el VHB no están en riesgo. La infección por el VHD produce una variante mucho más severa de hepatitis, desde el punto de vista de la proporción de casos fulminantes y en el porcentaje de casos que progresa a hepatitis crónica.


Pagina Anterior...